CAPÍTULO I

 

CONSTITUCIÓN DE LA FUNDACIÓN

 

Artículo 1. Denominación, naturaleza, domicilio y ámbito de actuación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículo 2. Personalidad jurídica, comienzo de actuaciones, duración temporal y régimen normativo.

 

 

1. La entidad denominada FUNDACIÓN ANA MARÍA ALDAMA ROY (en adelante la FUNDACIÓN) es una organización privada sin ánimo de lucro y de interés general, de conformidad con lo dispuesto en la ley 50/2002, de 26 de diciembre, así como en la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, que tiene afectado de modo duradero su patrimonio a la realización de los fines que se detallan en estos Estatutos.

 

2. El domicilio estatutario de la FUNDACIÓN se establece en la Carrera de San Jerónimo, número 44, distrito postal 28014 del Municipio de Madrid. El Patronato podrá acordar el cambio de domicilio mediante la tramitación de la oportuna modificación estatutaria con los límites previstos en la legislación vigente.

 

3. La FUNDACIÓN es de nacionalidad española, y el ámbito territorial en el que desarrollará principalmente sus actividades se extiende a todo el territorio nacional sin renunciar a la proyección internacional.

1. La FUNDACIÓN tendrá personalidad jurídica desde la inscripción de la escritura pública de su constitución en el correspondiente Registro de Fundaciones y a partir de ese momento comenzará sus actuaciones.

 

2. La FUNDACIÓN que se constituye tendrá una duración temporal indefinida. No obstante, si en algún momento los fines propios de la FUNDACIÓN pudieran estimarse cumplidos o resultaren de imposible realización, el Patronato podrá acordar la extinción de aquélla conforme a lo dispuesto en la legislación vigente y en el artículo 24 de estos Estatutos.

 

3. La FUNDACIÓN se regirá por las disposiciones legales vigentes por la voluntad del Fundador D. Serafín González Morcillo, manifiesta en estos Estatutos, y por las normas y disposiciones que, en interpretación y desarrollo de los mismos, establezca el Patronato.